sábado, 27 de agosto de 2016

Eres perfecta

Hoy descubrí:
Que no hay que entrar en una talla 38 para ser perfecta.
Que no hay que tener 20 años para ser joven.
Que no hay que tener una sonrisa "colgate" para que encante tu sonrisa.
Que no hay que tener un pelo "pantene" para lucir melena.
Que no hay que tener ojazos para que cautive tu mirada.
Que no se necesita un trabajo de "éxito" para amar tu trabajo.
Que sea cual sea tu peso, edad, trabajo, aspecto (dientes, pelo, gafas, miope)... todo eso no importa, si te dejas fluir, si amas de verdad, si tu mirada y sonrisa son sinceras.
En realidad, tu cuerpo es deliciosamente imperfecto.
Y eso es lo que te hace perfecta para este viaje.



Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.


lunes, 22 de agosto de 2016

Por qué sufrimos UCDM?

A veces nos preguntamos cómo es posible que si su voluntad es que seamos felices suframos tanto. ¿No? Al menos yo muchas veces lo hago, sobre todo cuando algo me afecta a mí o a mis hijos e incluso cuando veo alguna noticia de violencia, guerras...
Creo que Él no sabe de nuestra demencia; que al apartarnos e imaginar la dualidad creamos una locura de la que tenemos que despertar y esta enseñanza de: merecemos sufrir, penar, pagar por el pecado... está tan arraigada en nosotr@s que nos parece algo cotidiano, cuando debería de ser algo fuera de lo común y nuestro estado natural sería el de la felicidad. ¿Cómo recuperar esta sensación de paz y amor como algo normal?
Realmente echando las bolas fuera de nuestro cesto, no. No es culpa de nuestro Padre/Madre, Energía, Dios… como cada cual quiera denominarle; si Él se inmiscuyera en nuestros asuntos iría en contra del libre albedrio, de nuestro poder de decisión.
Tal vez es mucho más sencillo de lo que creemos.
Yo soy hoy madre y he sido y soy hija; pues las vivencias, consejos, buenos deseos de mis padres pocas veces me han servido; he tenido que equivocarme muchas veces para darme cuenta que si hubiese escuchado a mi madre hubiera acortado camino y sufrimientos (la mayoría de las veces), sin embargo estas vivencias me han convertido en lo que soy y estas mismas vivencias veo hoy que si bien me sirven a mí, a mis hijos la mayoría de las veces no.
No obstante estoy (o al menos lo intento) cuando necesitan que les tienda la mano y evito decir:
-“¡Ya te lo dije!” (O al menos lo intentojjj).

Somos almas en un cuerpo que ha venido a experimentar nuestras propias lecciones y un padre/madre solo debe de estar esperando a que sus hijos necesiten una mano para tenderla sin reproches, sin enfados, sin condiciones.
A veces nos preguntamos cómo es posible que si su voluntad es que seamos felices suframos tanto. ¿No? Al menos yo muchas veces lo hago, sobre todo cuando algo me afecta a mí o a mis hijos e incluso cuando veo alguna noticia de violencia, guerras...
Creo que Él no sabe de nuestra demencia; que al apartarnos e imaginar la dualidad creamos una locura de la que tenemos que despertar y esta enseñanza de: merecemos sufrir, penar, pagar por el pecado... está tan arraigada en nosotr@s que nos parece algo cotidiano, cuando debería de ser algo fuera de lo común y nuestro estado natural sería el de la felicidad. ¿Cómo recuperar esta sensación de paz y amor como algo normal?
Realmente echando las bolas fuera de nuestro cesto, no. No es culpa de nuestro Padre/Madre, Energía, Dios… como cada cual quiera denominarle; si Él se inmiscuyera en nuestros asuntos iría en contra del libre albedrio, de nuestro poder de decisión.
Tal vez es mucho más sencillo de lo que creemos.
Yo soy hoy madre y he sido y soy hija; pues las vivencias, consejos, buenos deseos de mis padres pocas veces me han servido; he tenido que equivocarme muchas veces para darme cuenta que si hubiese escuchado a mi madre hubiera acortado camino y sufrimientos (la mayoría de las veces), sin embargo estas vivencias me han convertido en lo que soy y estas mismas vivencias veo hoy que si bien me sirven a mí, a mis hijos la mayoría de las veces no.
No obstante estoy (o al menos lo intento) cuando necesitan que les tienda la mano y evito decir:
-“¡Ya te lo dije!” (O al menos lo intentojjj).
Somos almas en un cuerpo que ha venido a experimentar nuestras propias lecciones y un padre/madre solo debe de estar esperando a que sus hijos necesiten una mano para tenderla sin reproches, sin enfados, sin condiciones.



Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Luna triste




Esta obra ha sido elegida finalista en el II Concurso de Poesía “Luz de luna II" y forma parte de la antología publicada bajo el mismo nombre. 
1,500 participantes.


LUNA TRISTE
Cuentan que la luna está sola
Cuentan que su amado nunca la encuentra
Dicen las malas lenguas
Que si la miras fijamente
Podrás en ella ver reflejados
Todos los ojos
Tristes y solitarios
Que nunca nadie acarició

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

martes, 16 de agosto de 2016

¿Qué vale la inocencia de una niña?

Casan a una niña de 6 años con un hombre de 55 a cambio de una cabra
¿Qué vale la inocencia de tu hija/sobrina/hermana????
Vender a una niña a cambio de comida,eliminar deudas o similar se ha convertido en algo usual en muchos países, donde la pobreza extrema y la condición de mujer es menospreciada.
Viejos decrépitos, asquerosos y depravados aprovechan vacíos legales y situaciones de pobreza para ver sus deseos pederastas satisfechos.
Sinceramente estas noticias me producen ganas de vomitar.
¡Y esto no pasa solo en sus países de origen! Pasa en EEUU, Francia, España...
Niñas que ven como su infancia se esfuma de un plumazo.
Niñas que pierden la inocencia.
Niñas golpeadas salvajemente por hombres que quieren someter y esclavizar.
Niñas en manos de familias extrañas que las utilizan como criadas.
Países que miran hacia otro lado y no dicen nada.
Naciones Unidas que habla alguna vez, pero con boca chiquita.
Gente que al no ser "nuestro problema" cerramos los ojos.
Cada día más, estoy convencida que uno de las peores enfermedades de la humanidad son: la indiferencia, la procrastinación y el amor al poder.
Creo que es hora de empezar a mojarnos y pedir por los demás, si no queremos pedir por nosotr@s en poco tiempo.
Debemos de dejar de apartar la vista ante las injusticias, debemos reclamar por los derechos de los más débiles, debemos de exigir a nuestros gobiernos políticas que acusen y tomen medidas contra gobiernos que consientan injusticias, debemos de tender la mano, educar e informar (muchas de estas injusticias se producen por falta de esos 3 pilares).
¡Hagámoslo YA, no lo dejemos para mañana, o pasado!


Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

miércoles, 10 de agosto de 2016

Escalera al cielo???

-Llamó la abuela, quería saber si este finde íbamos a comer.
- ¡Todas las semanas igual! ¿Cómo tengo que decirle que estoy muy ocupada, que hasta que no termine el semestre no puedo?
Dos días después en el trabajo:
-¡Ringgg!
-¿Diga?
-¡Hola hija! ¿Cómo estás?
-¡Bien, mamá, te dejo que tengo una reunión!
¡Jo que pesada! No me deja tranquila, mira que le tengo dicho que no me llame al trabajo a no ser que sea algo muy urgente.
Llego a casa y propongo a la familia ir a pasar el finde a un hotel rural muy cuco.
-¡Mama! ¿No podíamos ir a ver a la yaya?
Comenta mi hija pequeña.
-Nena, yo lo que necesito es descansar.
Lo último que me apetece es pasar un fin de semana con mi madre, con sus eternas preguntas y peticiones y sobre todo con sus: hubieras… podido, hecho, válido…
Así transcurre el año, hasta que un día me llaman del hospital, a mamá le ha dado un ictus.
¡Y justamente en la peor época, estoy hasta arriba de trabajo! Acudo al hospital y no parece estar tan mal, incluso sonríe y quita importancia al asunto.
-¡Nena, tu tranquila! Sé que tienes mucho trabajo, no sufras que esto solo son 2 días. 
Pese a su insistencia en estar sola en el hospital, al final acepta que le pague una mujer para que no esté sola.
Los 2 días se alargan a 10 y es un incordio, la chica llamando, que si necesita ropa, que si los medicamentos… ¿para qué pago una mujer? ¡Estoy que…!
¡Cuando sale del hospital, es otra, no está para estar sola y es una cabezota! Al fin consigo que se dé cuenta de mi situación y que entre en una residencia que es la caña, cuesta un pastón, pero tiene de todo.
Pasan los días y las visitas se espacian más y más, no se da cuenta de lo cansina que es; siempre está llamando ¿cuándo vienes? ¿Y los niños? ¿Qué haces?... Me lleva de cabeza.
El lunes llaman de la residencia, dicen que mamá no está bien, que quiere vernos, que nos echa de menos y que hace unos días que tiene unas décimas de temperatura; les digo que iré el próximo fin de semana, si o si. ¡Que asco! Este era mi aniversario y quería pasarlo en la playa.
Miércoles y vuelven a llamar ¿Qué no entienden? Repito que el sábado iré.
Jueves, llaman de nuevo; mamá… ¡ha muerto!
¿Cómo ha podido ser? ¿Sin avisarme? Trastornada acudo y organizo su funeral.
No volveré a verla, no volveré a hablar con ella, yo la quiero mucho, yo…
Mi perfil de las redes sociales luce con un lazo negro, mis amig@s me dan el pésame y yo pongo cuanto la adoraba, la quería y admiraba.
Cada mes mi perfil vuelve a lucir ese lazo y esos mensajes tipo: necesito un minuto contigo para decirte lo que te quiero, quiero una escalera para subir al cielo…
Hoy era su aniversario “6 meses sin ti mama y tu cumpleaños”. Lucía mi  perfil social.
Esta noche ha venido a mí en sueños y me ha dicho con una sonrisa (como solo ella sabía sonreír, cuando algo le contrariaba y no quería reñirme):
-¡Hija! ¿Si viniese un minuto a tu vida, tendrías tiempo para mí? ¿Si pudieses subir al cielo a verme, te cuadraría la fecha en la agenda? Te amo mi niña, plantéate tus prioridades, el tiempo no vuelve y los demás no están esperando siempre. No pidas imposibles; ama a los que tienes a tu lado, como si no hubiera un mañana; atesora los momentos felices, para cuando no estén; abraza a tus hijos y se “caldosa” como tú dices, esos momentos se irán y ellos los recordarán con añoranza.
Mientras yo lloraba como un bebe y ella acariciaba mi pelo como cuando era niña; me dio un beso en la mejilla, un beso de madre, sutil y etéreo y que ahora despierta aún siento.
No atino a saber si ha sido real o no, sin embargo mi corazón me dice que sí lo es.
Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

martes, 9 de agosto de 2016

Felicidad?

Estar sola sobre tu cama.
No poder controlar la riada de tus ojos.
Darte cuenta que estás sola entre tanta gente.
No hay nadie a quien decirle, a quien contarle.
¿Cómo decir cómo me siento, sin que me juzgues?
¿Cómo saber que no guardarás mis emociones y secretos en un baúl y que algún día los utilizarás en mi contra?
¡Maldita sea, saber que todo es una ilusión y no saber como controlarlo!
Es más fácil vestirme con una sonrisa.
Y calzarme de felicidad.
Que demostrar mi verdadera cara.
Si la quieres conocer tendrás que buscar. 
Buscar en mis ojos.
Buscar en mi alma.
Buscar en mi corazón.
Mientras tanto seguiré vistiendo sonrisas y calzando felicidades ficticias.


Regente de: Herboristería Herbasana Canals Valencia

miércoles, 3 de agosto de 2016

Haz tu propio serum capilar

Las formulas de aceites capilares buenas son un poco caras, además la mayoría suelen tener poco de natural, ya que están llenos de siliconas provenientes del petroleo y parabenes; así pues ¿Por qué no te hacerlo nosotr@s mism@?
Ingredientes:
v  1 botella oscura de 100 ml.
v  1 cucharada aceite aguacate (hidrata y es rico en vit. A y B).
v  25 gotas aceite esencial del árbol del  ( trata la caspa seborreica, regula la producción de grasa y además aleja a los piojos).
v  90 ml. Aceite de lino (rico en omega 3, nutre, fortalece y ayuda al crecimiento del cabello).
v  25 gotas aceite esencial oportuno.
Aceites esenciales según el tipo de cabello:
v  Cabello seco; menta, manzanilla, lavanda, mirra.
v  Cabello graso: limón, romero, pomelo.
v  Cabello muy fino: rosa, palo de rosa, lavanda.
v  Cabello con reflejos rubios: manzanilla, limón.
v  Cabello con caspa: lemongrass, manzanilla, romero.
v  Cabello rizado: jojoba.
Añadir todos los aceites en una botella oscura y bien cerrada (para evitar que los aceites se oxiden), que tenga pulverizador.
Antes de cada uso hay que agitar bien la botella.
Pulverizar (2-3 veces) con el cabello lavado y húmedo, antes de secarlo.
También se puede añadir con el cabello seco para darle brillo y humedad (excepto en cabellos grasos).

Seguro que con poco dinero conseguirás un cabello brillante, fuerte y sano.

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

viernes, 29 de julio de 2016

Pupila versus pupila

Sueño que nos han dado un día; un día más para estar por última vez juntos, un día más para despedirnos y decirnos todas esas cosas que nunca nos dijimos. Y sin embargo no sé cómo empezar, cómo decir que te añoro, que lo siento, que nunca deje de amarte.
Tú me miras inquisitivamente; no entiendes nada, no sabes el motivo de mis lágrimas, crees que de nuevo estoy enfadada contigo por cualquier tontería como siempre, no consigo explicarme sin decir la verdad; ¿decir la verdad… decir que un día como otro cualquiera, te fuiste a trabajar después de una acalorada discusión y ya nunca más volviste? ¿Decir que un maldito conductor borracho chocó contra ti? ¿Decir que me siento culpable cada día, cada vez que abro los ojos y siento que respiro?
Durante meses y meses no pude perdonarme, lo último que escuchaste de mis labios fueron reproches, malas palabras y malos gestos.
Quisiera haberte dicho que pasase lo que pasase, aunque nos enfadásemos siempre estaría para ti, siempre te amaría, siempre podríamos contar el uno con el otro…
¡Y hoy se me concede esta oportunidad y no sé cómo aprovecharla! Me despierto y estas a mi lado, parece un domingo; un domingo de esos perezosos en los que el sol se repantinga en la ventana y solo apetece volverse a estirar y cambiar de posición.
Nos miramos fijamente a los ojos y tú solo alcanzas a decir, de forma algo desconfiada:
-¿Qué pasa ahora? No dejas de mirarme.
Solo alcanzo a comprender que esta es mi oportunidad, que no se repetirá nunca más, que debo de decir algo que…
¡Y lo único que hago es ponerme a llorar!
-¿Qué he hecho o dicho ahora?
-Nada, nada, solo abrázame.
Alcanzo a murmurar entre sollozos. Por una vez no me recriminas mis tonterías y me haces caso; me abrazas y yo me fundo en este abrazo como si no hubiese un mañana. Quisiera morir en este preciso instante, no creo que hubiese momento más perfecto, más hermoso, más lleno de amor y ternura que este.
Tú comienzas a besar mis lágrimas, en un gesto inconmensurable de amor; una a una, no dejas ninguna caer, mi rostro es besado como hacía décadas que nadie lo besaba, para terminar en un profundo y apasionado beso, antesala solo de un terremoto de pasión en el que nos hundimos y del que no deseo ser salvada. Tal vez nunca más vuelva a sentir tanta y tan profunda pasión en mi cuerpo, tendido junto al tuyo envuelta en un maremoto orgásmico sin fin, hasta que agotados y tendidos uno junto al otro solo atinamos a mirarnos.
Mirándonos fijamente; pupila versus pupila; siento que te diluyes, que te escapas de mi mirada, tú tiendes la mano y ya solo alcanzamos a tocarnos y sentir como te conviertes en un millón de partículas, sólo alcanzamos a murmurar al unísono:
-¡Te quiero!
¡Ya no estás, no te he dicho la verdad! No he podido decirte que tú no existías, que ya no estabas.

 ¿Solo eras una proyección de mi mente enferma de tristeza? Sinceramente prefiero pensar que el Universo me concedió una nueva oportunidad, la oportunidad de abandonar de una vez mi pasado y poder vivir el presente, sabiendo que los finales son así; inesperados.

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

lunes, 25 de julio de 2016

¿Ahora, para qué?

Obra seleccionada en el concurso literario: RECUERDOS en letras con arte.
Y publicada en la antología del mismo nombre: Recuerdos
1 GANADOR
4 SEMIFINALISTAS
195 FINALISTAS
1015 ESCRITORES
¿Ahora, para qué?
Respiro hondo, la suave brisa acaricia mi piel, las hojas de los árboles susurran en mis oídos y el café en este parque me sabe a ambrosía.
Con los ojos cerrados, dejo que el perfume del café embriague mis sentidos y me traslade a la última vez que estuve aquí, en esta misma mesa sentada, a tu lado.
¡Hace tanto tiempo! Yo creo que esa chica, que ese día estaba sentada a tu lado no tiene ya nada que ver conmigo.
Recuerdo esperarte aquí mismo; emocionada, algo turbada y muy nerviosa.
Llegaste y no me dejaste hablar. ¡Como siempre lo tuyo era más importante! Depositando  tu dedo sobre mis labios dijiste:
-¡Cariño tenías razón, tienes que seguir en la empresa aunque te trasladen, tu carrera es lo más importante.
- ¡No te vas a creer lo que me ha pasado! ¡Acaban de trasladarme a la oficina central! Así pues olvida todo lo que ayer hablamos, no te ralles y vivamos nuestra carrera, nos sobrará tiempo para estar juntos y una relación a distancia es factible.
Creo que no pude esconder mi amargura con mi sonrisa, pero no lo percibiste.
Días después te despedí en la estación, bajo la promesa incumplida de llamarnos.
-¡Mama, mama, mira como me tiro del tobogán! Sonrío mientras hago una foto y grito que voy a enviarla a los abuelos.
Recaigo en mi ensimismamiento, cuando reapareces ¡siete años después! Estas igual, más elegante, más interesante…
Ha sido difícil quedar de nuevo contigo, creo que este silencio no beneficia a nadie, tienes derecho a saber.
Me das un abrazo y de nuevo parece que el tiempo se ha detenido, voy a hablar y…vuelves a estacionar tu dedo sobre mi boca.
-¡Cuánto tiempo! Me encanta que me llamarás, solo estoy aquí por unos días, me han ascendido a jefe de planta, viajo un montón y apenas tengo tiempo de visitar a viejos amigos.
¿Viejos amigos? ¡Si íbamos a casarnos! No cesas de parlotear de lo importante que es tu trabajo, de lo que vales, de lo que cobras y al final rematas:
-¿Quién iba a decir que aquel día tomamos la mejor decisión de nuestras vidas? ¡Que poco amueblada teníamos la cabeza! Aunque los dos sabíamos que lo nuestro nunca fue nada serio.

Si en siete años no ha sabido nada ¿Ahora, para qué? Sin dar explicaciones me levanto y acudo al parque a jugar con mi hijo.

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.