viernes, 23 de junio de 2017

El fantasma del ascensor

Una vez más nos “tocaba” a María y a mí subir a por sillas.

El edificio de finales del siglo XIX de algo más de 140m. y de dos plantas, recientemente remodelado; siempre había sido ocupado un lugar emblemático en la vida social del pueblo.
Primero durante la II república sirvió como lugar de entretenimiento de las personas del lugar; posteriormente expropiado por el franquismo y usado como sede de la Falange; hoy en la democracia sigue siendo centro neurálgico del pueblo y un lugar lleno de vida, pues es usado como sede de diferentes asociaciones culturales del pueblo.

Así pues María y yo subimos como siempre entre risas y cháchara por el ascensor a llenarlo de mesas para organizar el próximo evento de nuestra asociación.
Una vez en el primer piso, acomodamos apenas dos mesas en el ascensor y procedimos a bajar juntas, dispuestas a repetir la operación varias veces más sin interrumpir la charla.
Sin embargo, esta vez la bajada sería muy diferente a las anteriores.
María pulso el botón de bajada como siempre, pero… el ascensor no bajo, yo procedí a pulsar de nuevo y… nada, de nuevo y ya con impaciencia María pulso la tecla de cerrar la puerta sin ningún resultado, yo miré por si, sin darme cuenta con el vestido estuviera interrumpido el sensor del ascensor, al comprobar que no era así, volvimos a reír sin saber muy bien qué hacer y ya cansada y con voz muy sería dije:
-¡Ya está bien! ¿Pero no ves que no dejas cerrar la puerta? Acércate a mí y bajemos de una vez.
Recién terminada la frase, la puerta se cerró sola, ante nuestra mirada atónita, del estupor, en breves segundos, pasamos a una risa interminable, zanjando aquí la historia; hasta que de nuevo tuvimos que subir a por más mesas.
Como en un bucle, la historia pareció repetirse de nuevo.
María pulso el botón de bajada como siempre, pero… el ascensor no bajo, yo procedí a pulsar de nuevo y… nada, de nuevo y ya con impaciencia María pulso la tecla de cerrar la puerta sin ningún resultado, sin embargo esta vez pulso muchas veces más, yo miré de nuevo por si sin darme cuenta con el vestido el sensor estuviera interrumpiendo al ascensor, comprobando de nuevo que no era así, volvimos a reír sin saber muy bien qué hacer; esta vez y con risa nerviosa María dijo:
-¿Qué hacemos, interactuamos de nuevo con el fantasma?
-¡Adelante! Respondí, pero pasándole la “pelota” a ella.
-¡Vamos, pasa, acércate!
De forma instantánea la puerta se cerró, dando paso a otra serie de risas.
María mirando hacia la nada, se atrevió a decir:
-Bueno, ya que no dejas de viajar con nosotras, tendrás que presentarte por lo menos.
De forma impetuosa el ascensor se detuvo en seco, las puertas se abrieron y cerraron  cual vendaval furioso, la alarma del ascensor comenzó a sonar y el acople del sonido que bajo estaban probando sonó cual fiera iracunda rugiendo furibunda ante una adversidad; dejándonos pasmadas, quietas y sobre todo, sin risa.
Todo ocurrió en unas milésimas de segundo, acto seguido el ascensor bajo y nos dejo en nuestro destino, con la boca abierta y aún sin saber cómo reaccionar. Lo bueno de esta historia es que llegamos a la conclusión que nuestro ¿nuestro? ¡Si, nuestro! Nuestro fantasma (pues solo nos paso a nosotras) tiene confianza ya con nosotras y le gusta viajar en el ascensor acompañándonos. La verdad es que salvo el susto inicial ninguna nos quedamos con mal sabor de boca, solo con ganas de volver a subir otra vez a por más mesas y ver si de nuevo interactúa con nosotras.

Ciertamente me encantaría saber que secretos guarda tal edificio, tan emblemático, centro neurálgico de la vida social de una ciudad y con tanta carga política, desde hace ya 2 siglos.

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

jueves, 22 de junio de 2017

15 días para eliminar varices y hemorroides

Hemorroides, varices?
Prepara este aceite en casa y verás como funciona.
Cómo lo preparo?
Es muy fácil

  • Hojas de llantén 40gr.
  • Hamamelis 20 gr.
  • Hipérico 40 gr.
  • Castaño indias 10gr.
  • Caléndula 30gr.
  • Aceite de almendras dulces
  • Garra del diablo 30gr.
  • Tarro cristal con tapa
Llenamos el tarro con la mezcla de hierbas y lo cubrimos con el aceite de almendras.
Lo dejamos al "ras" (protegido del sol) durante 20 días
Filtrar y ya está listo para usar* en:
  • Hemorroides
  • Varices
  • Dermatitis

*Uso tópico
Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

viernes, 16 de junio de 2017

Melancolía

Pensando en ti, la melancolía me aprisiona.
Muros de soledad infranqueables me rodean.
Suspiros escabulléndose de mi pecho febril de pasión.
Canto del gorrión cobijando mi solitario silencio.
Montañas atormentadas agitándose en mi pecho.
Ningún suspiro consigue alejar tanta angustia de mí.
¡Azucenas de perdón, rosas de amor, margaritas de silencio venid a mí.
Rescatadme de esta angustia, devolvedme el amor!
Enferma de amor yazgo en sueños entretejidos de esperanza.
Te sueño, te busco, te añoro.
No me dejes sola.
No permitas que ensordezca entre tanto silencio.
¡Azucenas de perdón, rosas de amor, margaritas de silencio venid a mí.
Rescatadme de esta angustia, devolvedme el amor!

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

MEDITACIÓN: sanación ancestras

Honremos a nuestras ancestras (aunque no sea académicamente correcta la denominación), a las que nos dieron la vida, las que nos amaron, nos dieron alas, nos educaron, nos abrazaron, acogieron en sus entrañas... Honremos también a las que no nos desearon, nos negaron, nos cortaron las alas, nos despreciaron, no supieron amarnos...tal vez debamos honrarlas incluso más, honremos a esas que no deseamos nombrar, por su camino llegamos nosotras a este.
Estancar las memorias de dolor no nos beneficia y esto es lo que logramos al presentar reticencias a honrarlas.
Estamos unidas a través de lazos energéticos y pretender romperlos en caso de familiares no sería lo correcto, la mejor opción posible es sanear estos lazos a través del perdón y la aceptación.
Sería hermoso lograrlo, si conservas una foto, una prenda, algo de esta persona en la que sientes que no vibras/rechinas, cógela y prepara este sencillo trabajo.
Prepara un altar con incienso (el que más te guste) una vela morada (transmutar).
Siéntate en tu postura habitual de meditación.
Haz varías respiraciones conscientes y serenas.
Serena poco a poco tu mente.
Al inspirar recoge la energía celeste y terrestre y dirígela hacia el corazón.
Imagina como este se llena de energía sanadora y amorosa.
Expándela a todo tu cuerpo, hasta que esté llena de luz.
Imagina esa luz de amor y sanación como atraviesa tus órganos, tu piel y sale llegando hasta tu aura.
Una vez el aura esté luminosa, toma contacto con la persona, si tienes algo de ella tómalo o tócalo con tus manos.
Imagínala como el ser de luz que en verdad es, sin juzgar, ni poner trabas, cada vivencia forma parte de su evolución y no es para nada, nada personal.
Perdona sus acciones, perdona tu visión y tus sentimientos hacia ella.
Visualiza la conexión que existe entre ambas.
Visualiza el lazo energético* que os une y envía amor, perdón y sanción hacia el.
Es posible que se deba de repetir esta meditación varías veces, hasta que sintamos que la sanción ha llegado; que podemos hablar del tema sin que nos oprima el pecho, sin sentir miedo/rabia/dolor; y sobre todo sabremos que es efectiva cuando podamos nombrar a la persona con amor.
*El lazo energético de unión es posible que las primeras veces se visualice feo, roto, deformado o casi inexistente; es algo normal, conforme se repita la meditación este lazo irá cambiando de aspecto.

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

martes, 13 de junio de 2017

soy trans

Esta obra ha sido elegida en el Concurso de relatos" Mi gran aventura" de Letras Con Arte y forma parte de la antología que lleva el mismo nombre.
Para esta ocasión se han presentado 918 relatos y han sido seleccionados 150 para ser publicados. Este es uno de los publicados (31 de MAYO de 2017)

soy trans
Mi mayor aventura fue vivir de acuerdo a quien soy: Vanessa.
Nací, viví, me casé y tuve hijos como Paco. Sin embargo nunca fui feliz, siempre viví una mentira y era conocedor de ella; mis padres eran muy católicos, por lo que me enseñaron a ser lo que no era y a esconder “mis tendencias”.
Me costó aceptarme; fui un niño tímido e inseguro, siempre me sentí diferente, sin saber realmente lo que me sucedía, mis padres eran de la vieja escuela y siempre me obligaron a ser “muy macho” cualquier emoción o debilidad era duramente castigada.
Si rememoro, me vienen a la memoria pequeños retazos de mi vida, poniéndome los tacones de mi madre y la posterior paliza e insultos de mi padre; cada vez que mis padres descubrían una actuación típica femenina (según ellos) yo era castigado duramente con la correa y sin salir de casa.
Así pues mi ser real fue relegado a un rincón muy alejado de mi memoria.
Me case con la novia de siempre, ella merecía ser amada y sin embargo nunca la ame, la quise, pero no la ame; fui injusto con ella, le mentí hasta la saciedad, pero más me mentía a mí mismo.
La depresión se apoderó de mi, llegue incluso a autolesionarme, lo tenía todo: una bella mujer, unos hijos estupendos, un buen trabajo…
Sin embargo mis ojos siempre estaban cubiertos por un velo triste y gris, nunca llegaron a sonreír del todo.
En realidad, quien tomó cartas en el asunto fue Cattya, mi esposa, ella es más lista e inteligente que yo, además es autodidacta, no para de leer y buscar información; ella me obligó a enfrentarme a mí mismo, después de pillarme con su ropa puesta más de una vez.
Me obligo a ir al psicólogo y después de mucha terapia comencé a darme cuenta que siempre había escondido mi personalidad, me enfrente a mil preguntas, sin embargo no estaba solo, ella me acompañó todo el proceso, incluso en un momento dado me dijo:
-“Paco te amo, sin embargo sé que tú no, pero no quiero perderte, como esposo has sido pésimo, pero como amigo eres el mejor; te apoyo en todo, aunque me duela, en eso consiste el verdadero amor”.
-“¡Jooo, acabo de darme cuenta de una cosa, no soy yo, el héroe de mi vida, es ella la verdadera heroína de mi vida!”
¡Gracias Cattya!

Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

lunes, 12 de junio de 2017

ERES MUJER

Artículo publicado en: https://www.mindalia.com/noticias/eres-mujer/
La belleza reside en saberse poderosa 
No joven
No cumpliendo determinadas medidas y pesos
No vistiendo ropa de marca
No acudiendo al Gym todos los días
La verdadera consiste en saberse poderosa
La verdadera belleza se descubre cuando aprendes a amarte
Saberse mujer, saberse parte de la creación
Aprender a nadar en nuestro propio mar de sangre
Aprender a danzar con nuestros círculos
Nosotras que cada mes vivimos el ciclo de creación, amor y duelo, somos poderosas
Poderosas y sabias
Capaces de dar desde la austeridad
Capaces de crear desde la ausencia
Capaces de defender hasta la muerte
No dejes que nadie te menosprecie
No dejes que nadie trate con desdén
No dejes que nadie te relegue a la invisibilidad
Eres mujer, eres poderosa, eres parte de la creación a la vez que creadora.
En esto reside tu belleza, en saber quién eres
ERES MUJER 
Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.


EPOC como tratarla naturalmente

En este artículo publicado en:

Responderemos a múltiples preguntas sobre la EPOC enfermedad por la que hay cada día más afectad@s.


·         1 ¿Qué es EPOC?
·         3 Consejos para el EPOC
Todo ello escrito por:
Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.


miércoles, 7 de junio de 2017

Tratamiento energético mastectomía

Turgentes, grandes, pequeños, caídos, flácidos, estriados, proporcionados, duros, blandos, asimétricos… ¡pechos¡
Si algo retrata la feminidad es el pecho, igual da como sea, todos son hermosos; incluso los ausentes ¡tal vez, estos más! Sus heridas retratan perfectamente a la mujer: ejemplo de superación y supervivencia.
Los pechos no en vano están cerca del corazón pues se identifican con el Anahatha o Chakra del Corazón: amor sin apego, dación sin condiciones.
Cuando a una mujer se le practica una mastectomía con o sin reconstrucción mamaria, siente como parte de su feminidad desaparece.
Un pecho ausente tiene toda la energía del pecho aún cuando no esté presente.
Así pues aunque no esté físicamente si esta de forma energética.
Es normal que muchas mujeres sigan “quejándose” de dolor en el pecho ausente, esto solo es una señal, una llamada de auxilio.
Arte: Arla Patch
Es momento de detenerse y escuchar al cuerpo, de preparar un pequeño altar y una música suave  (mejor si son voces femeninas) con 1 vela rosa o verde, un cuarzo rosa, alguna flor blanca o rosa e incienso de rosa o sándalo.
Una vez preparado nuestro pequeño altar nos cercioraremos que nadie nos moleste en al menos una hora.
Ataviadas con ropa suave, amplia y de colores suaves (sin ropa interior) nos recostaremos en postura fetal y accederemos con nuestras manos a ambos pechos, acariciándoles y mandándoles amor; ahora pon tus manos sobre la herida y/o pecho reconstruido y pasa ambas manos por ella; de forma muy suave, con los ojos cerrados, aprendiendo a reconocer cada milímetro de tu nueva anatomía, hazlo sin juzgar, sin prisa y sobre todo no frenes tus sentimientos: si te apetece sonreír, hazlo; si te apena, llora; si sientes rabia, grita; si sientes miedo, acurrúcate un poco más y protégete…es importante dar rienda suelta a tus sentimientos, sin juzgarlos, sin temerles, no busques respuestas, estas vendrán cuando sea el tiempo.
Cuándo sientas que ya has terminado, vuelve a palpar tu pecho ausente y siéntelo, visualízalo, a la par que reconoces la herida y/o reconstrucción y le dices que la amas. Siéntete como lo que eres: una gran mujer, femenina como todas y sobre todo creadora de vida y de tu propio destino. Recoge el cuarzo rosa y llévalo cerca de ti todo el mes.
Repite esta meditación al menos 6 veces una vez al mes, en luna nueva o decreciente y el día antes de la meditación entierra el cuarzo rosa con amor y sustituyelo por uno nuevo el día de la siguiente meditación.
Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.

viernes, 2 de junio de 2017

Acero en mis ovarios

Acero en mis ovarios
Plumas en mi corazón
Cuna folicular de la vida
Inicio de la creación
Puntualmente homenajeando a la vida
Tanto si anida o no
Puntualmente defendiendo mi feminidad
Tanto si la abrazo como si no
Lugar donde reside mi poder
Acero en mis ovarios
Plumas en mi corazón
Zona donde anidan mis sueños dulces de pasión
Cúmulo de besos luchando por emerger
Centro de poder y decisión
¿Acero en mis ovarios?
Acero infranqueable, fuerte y poderoso
¿Plumas en mi corazón?
Plumas etéreas y suaves
Sinérgicamente perfectos
Juntos se abrirán armoniosamente al amor
Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.


sábado, 27 de mayo de 2017

Doy desde el ego o el amor?

Dar y recibir en verdad son lo mismo, nos recuerda la lección 108 de UCDM.
No obstante suele ocurrir que cuando doy o hago algo por alguien, mi ego espera algo a cambio: favor por favor, un agradecimiento, una sonrisa, un regalo, unas palabras de aliento…
Y esto no siempre sucede, por lo tanto nuestro ego se siente herido y nos tortura con frases tipo:
“Con lo que tú has hecho por xxx”
“Con lo bien que te has portado y ahora…”
“Después de todo lo que has hecho, mira como te lo pagan”
“Otra vez si te parece lo vuelves a hacer, para cómo te lo van a agradecer”
Y cientos de miles más parecidas.
¿Realmente hacemos bien en sentirnos mal? ¿Es nuestro sentido común o nuestro ego quien nos tortura con estas y otras frases?
¿Si me siento tan bien cuándo hago algo por alguien olvidándome de mi mism@, a qué se debe que luego no me sienta bien si no hay un agradecimiento por medio y que encima yo considere adecuado?
El sistema de pensamiento al que estamos acostumbrad@s es el de ego. Es el ego el que hace que me sienta bien cuando doy a alguien una limosna a la espera de agradecimiento y en realidad no hablamos de limosnas con esta frase, hablamos de Dar con mayúsculas, dar desde el amor; que en realidad es la única forma de dar; cuando damos desde el amor damos sin expectativas, sin condiciones y sobre todo sin el pensamiento de carencia (he dado una cosa, me falta una cosa).
Si tienes pensamientos de carencia, buscarás al premio/agradecimiento. No obstante si detectas en ti este pensamiento, no te tortures, solo obsérvalo, te esta avisando que no estás en el sistema adecuado de pensamiento; así pues, sabes que debes desechar este pensamiento por otro de amor.
Por suerte gozamos de libre albedrio y puedes decidir si lo que estoy diciendo es una absoluta tontería o es real y comenzar a practicar a amar sin expectativas.
Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.


viernes, 26 de mayo de 2017

Soledad multitudinaria

Solo escucho un murmullo: aburrido, continuo, estridente, cuasi musical… del que me he desconectado hace “millones de años” incluso alcanzo a esbozar media sonrisa y asentir con la cabeza cuando percibo que parte de ese murmullo está dirigido hacia mi persona.
 Creo que nadie se percata que no estoy ¡bueno, mi cuerpo está! Hace no se cuanto que me desvanecí cual etérea llama; desconecte en medio de aquella multitud y la soledad me rodeaba; soledad disfrazada de risas, música, copas y personas más o menos sonrientes.
¡Tanta gente y tan sola! Me pregunto qué hago allí, qué es lo que me trajo a semejante lugar y no encuentro la respuesta; pienso en ello copa en mano, mientras asiento, no se a que, pues alguien me habla mientras ríe de forma estrepitosa; esto solo acrecienta mi sentimiento de soledad.
¡Sola, rodeada de multitud!
En casa, recostada en el sofá, escuchando música mientras leo; esa soledad me llena, me resulta atractiva y para nada me molesta.
Sin embargo esta soledad multitudinaria me ahoga, me asfixia e incluso llega a acongojarme tanto que tengo que esforzarme en no llorar.
Nada más llegar lo he notado, así pues he sacado mi mascara de felicidad, mi copa como complemento y mi sonrisa como vestido y me he dispuesto a ser parte del elenco de actores, dejando el protagonismo a quien verdaderamente lo desea.
Ya ahogada, comienzo a retirarme suavemente, sin que se note, sin brusquedad, sonrisa puesta y cabeza embotada.
Pienso en los demás; esa gente que tanto y estrepitosamente ríe, critica, parlotea… pienso si su cometido es el mismo que el mío; ser parte de una función, disfrazarse con una identidad que no les pertenece… hacer un papel cruel donde todos aparentan felicidad, donde todos critican a todos, donde nadie deja títere con cabeza y donde las flores mejor echárselas uno mismo que esperar a que te corten la cabeza.
Imagino cómo sería si ahora mismo en el umbral de la puerta, decidiera volver y en el centro de la sala tirar mi máscara al suelo, presentar mi verdadero yo, eliminando perjuicios, falsas esperanzas… presentando a la vez mis virtudes, mis defectos, mis potenciales, mis carencias… con las manos vacías, vestida solo de mi misma, sin expectativas.

Me imagino así, desnuda ante todos y el miedo gana la batalla ¡tal vez la próxima vez! Y me retiro acongojada y vuelvo a pensar en ello a la vez que en el coche no puedo apagar mi llanto.
Acupuntora, MTC, hipnosis, Dietética y Nutrición.